Cambio Climático

Cambio Climático

El híper análisis del Acuerdo de Escazú

El acuerdo de Escazú, es el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe. Actualmente ha sido firmado por 16 países de la región y ha sido ratificado solamente por Guyana. Los demás países firmantes se encuentran en proceso de ratificación. Se necesitan 11 países que lo ratifiquen para que entre en vigor. Chile fue uno de los principales promotores del acuerdo desde 2012 pero en Septiembre de 2018 se restó de su firma argumentando necesitar un mayor análisis sobre el alcance del acuerdo. Sin embargo, esta decisión sorprendió a los demás estados que participaron en la negociación y tuvo un fuerte rechazo desde la academia, las organizaciones ambientales y los grupos de base debido a que el acuerdo paso por varias rondas de negociación, lo que hace extraño por decirlo de alguna manera que Chile haya declarado necesitar más tiempo y análisis para firmar.

Por Sam Leiva

El retorno de la COP sobre el clima a América Latina: algunas perspectivas desde la sociedad civil de la región

Luego de 5 años, la Conferencia de la Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) regresará a América Latina. Si bien, las dos últimas COPs que ha hospedado nuestra región han marcado hitos significativos en el proceso global de negociaciones climáticas, las condiciones políticas que experimenta el continente en este período pudieran limitar de manera significativa algunos resultados deseables de la COP25.

Por Alejandro Alemán Treminio

Que queremos

Con nuestro trabajo en ecología y sustentabilidad queremos generar conciencia sobre la necesidad de una transición socioecológica de las sociedades del Cono Sur. Por eso apoyamos diversas actividades, como talleres, publicaciones, jornadas de formación y seminarios, que contribuyen a los debates sobre los desafíos ambientales de la región y su nexo con los desafíos políticos e institucionales de cada país. Al mismo tiempo, colaboramos en la generación de propuestas políticas -en ámbitos tan diversos como agricultura, agua, energía, minería y forestal- que hagan posible un desarrollo que no destruya las bases ecológicas, que reduzcan inequidades sociales, la concentración del poder económico y político, y la desigualdad territorial.