Mi trabajo me ha demostrado que la seguridad debe ser vista como un concepto de múltiples facetas

Perfil

La misión de Stephenie Foster es el empoderamiento de las mujeres, especialmente para fortalecer la igualdad de género y el liderazgo de las mujeres y el establecimiento de una comprensión diversa de la seguridad. 

Stephanie Foste

Este artículo hace parte de nuestro dossier "Sin mujeres no hay paz: 20mo aniversario de la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre las mujeres, la paz y la seguridad".

Cuando el Secretario de Estado John Kerry hizo su primera visita oficial a la Embajada de los Estados Unidos en Kabul en marzo de 2013 después de asumir el cargo, Stephenie Foster era asesora en asuntos de la mujer y la sociedad civil. Kerry ya había estado muchas veces en Afganistán como senador, pero esta vez, además de las reuniones habituales con las tropas estadounidenses y los representantes del gobierno afgano, le impresionó de forma especial el encuentro.

Incluso años después, en discursos, comentarios de invitados y en todo tipo de ocasiones Kerry se refirió a una reunión con un grupo de empresarias afganas de una amplia gama de sectores (desde la agricultura hasta las empresas tecnológicas). Le fascinó especialmente la historia de la directora de una empresa de desarrollo de software en la ciudad de Herat, en el oeste del país: „Las autoridades locales hicieron todo lo posible para cortar de raíz su proyecto“, Kerry le señala a una audiencia en la Universidad de Georgetown en Washington DC ese mismo año. „Incluso presionaron a su familia para que cerraran la empresa. Pero la mujer se negó persistentemente a dejarse intimidar.“

La reunión en Afganistán fue organizada por Stephenie Foster. "Causó una gran impresión en una persona en particular", recuerda ella. "Pero fue exactamente la única persona que fue capaz de multiplicar el efecto de las voces por su posición". 

La misión de empoderar a las mujeres

Para Foster, este amplio efecto fue particularmente satisfactorio, ya que se había dedicado a fortalecer a las mujeres durante veintitrés años. Una visita a Yemen fue decisiva para la misión que ella misma eligió. Posteriormente, participó en la administración de las políticas y programas orientados a la mujer del Departamento de Estado y en la preparación del segundo Plan de Acción Nacional de los Estados Unidos en virtud de la Resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (UNSCR) sobre la mujer, la paz y la seguridad. En 2017, después de dejar el gobierno, cofundó la compañía Smash Strategies, asesorando a grandes empresas como Google, organizaciones internacionales como el Banco Mundial y organizaciones sin fines de lucro como la Fundación de las Naciones Unidas sobre cuestiones de igualdad de género y mujeres en puestos de liderazgo. 

Foster comenzó su carrera en un bufete de abogados de San Francisco, donde fue la primera mujer abogada en ser nombrada socia. Luego se mudó a Washington DC y trabajó como gerente de la oficina de Barbara Mikulski, la senadora de los demócratas por el estado de Maryland.

Durante este tiempo, fue contratada en 1997 por el Instituto Democrático Nacional (una organización estadounidense no partidista que trabaja con organizaciones locales en todo el mundo para fortalecer las instituciones democráticas) para realizar un viaje de diez días al Yemen. Allí apoyó un proyecto de formación para mujeres que quieren optar para ocupar un cargo oficial.

La visita se le convirtió en un hito. Por un lado, el Yemen la cautivó con su belleza y fascinación - debía volver a este país cinco veces más y descubrir todas las partes del país - por otro lado, las mujeres yemeníes le dejaron una impresión duradera. Para Foster, su historia, su lucha por sus propios derechos, es ejemplar e inmensamente importante en cuanto al papel de la mujer en la paz y la seguridad mundial.

"Empecé a interesarme mucho por las mujeres de otros países, para comprender cómo interactúan con las estructuras y sistemas de poder en los que viven y el papel que desempeñan en la construcción de las comunidades y la estabilidad", dice Foster.

Siguió ampliando su labor en todo el mundo mediante la capacitación de mujeres en materia de participación política y emancipación económica, y finalmente obtuvo un empleo en la Embajada de los Estados Unidos en el Afganistán en 2012. De allí se trasladó a la Oficina de Asuntos Mundiales de la Mujer del Departamento de Estado, que se había establecido unos años antes bajo la dirección de la Secretaria de Estado Hillary Clinton.

Además de su labor en el Plan de Acción Nacional, Foster siguió abogando por que se incluyera a mujeres cuando Kerry u otros altos funcionarios viajaran al extranjero. "A menudo los responsables de la toma de decisiones ni siquiera son conscientes de que las políticas afectan a las mujeres de manera diferente", explica ella "o piensan que esto es de importancia menor y que necesitan ponerle atención tan sólo para una etapa posterior". 

El Trato hábil con la burocracia

Según Kathleen Kuehnast, Directora de Política y Estrategia de Género del Instituto de la Paz de los Estados Unidos, el hábil manejo de los obstáculos burocráticos por parte de Foster y su capacidad para traducir las políticas del papel a la realidad fueron importantes para la aplicación de la resolución UNSCR 1325 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Esta capacidad de trabajar de arriba hacia abajo complementa el activismo de las mujeres en las zonas de crisis y en otros lugares.

"Reconoce la importancia de un marco de políticas adecuado y de cómo se pueden lograr estos cambios", señala Kuehnast.

El embajador (retirado) Donald Steinberg (durante mucho tiempo defensor del liderazgo de las mujeres en los Estados Unidos y en el extranjero y ex director adjunto de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional) describe a Foster como una mediadora consumada que es capaz de trabajar de forma suprapartidista, incluso con la actual división política: "¡Claramente era una de las personas que tenía ese foco!“

Foster observa que las actitudes hacia el papel de la mujer en la paz y la seguridad están cambiando: "Hace 20 años se trataba de la protección de las mujeres y las niñas, y veíamos a las mujeres como víctimas que debían ser protegidas" – lo cual, enfatiza ella, sigue siendo importante, por supuesto. "Pero ahora hemos comprendido que hay que empoderar a las mujeres e involucrarlas en los procesos de toma de decisiones".

Su propia comprensión también ha evolucionado: "A través de la investigación sabemos que los hombres y mujeres de todo el mundo perciben el concepto de seguridad de forma muy diferente e incluso hablan de ella de forma diferente".  Para las mujeres, incluso la seguridad física va más allá de la seguridad militar o el orden legal. Más bien, lo relacionan con su seguridad personal dentro o fuera de su hogar, dependiendo de su situación, su propia seguridad económica y la de sus familias.

La seguridad es un concepto con múltiples facetas

"Mi trabajo me ha demostrado que tenemos que ver la seguridad como un concepto complejo", señala Foster. Hoy en día, es una importante oradora invitada en foros que tratan sobre la igualdad económica y la seguridad, como la Reunión Mundial de Women's Forum for Economy and Society (Foro de Mujeres para la Economía y la Sociedad) en París en noviembre de 2019.

Observa con interés el creciente debate sobre la "política exterior feminista" y ve "muchas sinergias con la resolución 1325 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, porque ambos procesos tienen por objeto hacer oír la voz de la mujer en los procesos de adopción de decisiones y en los pasillos del poder".

Espera que, con el tiempo, los dirigentes políticos y económicos y el público sean más conscientes de que la inclusión de las mujeres y las niñas es esencial para el bien de todos, ya sea en general dentro de sus comunidades o en la prevención y resolución de conflictos.

"Espero que la Resolución 1325 permanezca en vigor al menos otros veinte años", dice Foster. "Mi verdadero deseo para este aniversario es que la gente de todo el mundo entienda que la resolución es un instrumento importante para una mayor seguridad y estabilidad".

Traducido del alemán por Mauricio Sánchez Cárdenas. 

Etiquetas