El comercio de Brasil con China: “El burro de ñapa”

Antecedentes

China no sólo importa carne de vacuno y soja de Brasil, sino que también está interesada en los burros que están muy extendidos en el noreste de Brasil, cuya piel es la materia prima para la la gelatina utilizada en la producción de cosméticos. Los animales que viven en libertad son capturados y entregados a China como una especie de ñapa.

El comercio de Brasil con China: “El burro de ñapa”

En 2019 Brasil exportó bienes por valor de 63.000 millones de dólares estadounidenses a China, casi el 30 por ciento de todas las exportaciones brasileñas. A la cabeza de la lista de productos exportados están la soja, la carne de vacuno y el pollo, junto con el aceite crudo y el mineral de hierro. Más de la mitad de las exportaciones de soja del Brasil se destinaron a China en 2019. La parte de China en la carne vacuna es menor (alrededor del 25%), pero con casi 500.000 toneladas, aumentó un 50% respecto del año anterior. Las exportaciones totales de carne vacuna del Brasil en 2019 ascendieron a casi dos millones de toneladas.

China sigue siendo el comprador más importante de materias primas brasileñas

A pesar de las reiteradas críticas del Presidente Bolsonaro sobre la dependencia de Brasil de China, el papel de Brasil como exportador de materias primas y las relaciones comerciales con el gigante asiático se consolidaron aún más en el primer año del gobierno de Bolsonaro. China siguió siendo el socio comercial más importante del Brasil. Aunque China ya ha anunciado su interés en renegociar los precios, cabe suponer que la producción de carne y su exportación seguirán aumentando en 2020 y que la agroindustria seguirá determinando las relaciones comerciales entre el Brasil y China en el futuro.

Burros brasileños para la medicina y los cosméticos asiáticos

Pero China no sólo importa carne vacuna brasileña. También hay un gran interés en los burros, que están muy extendidos en el noreste de Brasil y cuya piel es el material básico para la producción de ejiao - una gelatina utilizada en la medicina y los cosméticos asiáticos, que alcanzó un volumen de comercio de 5,5 millones de dólares EE.UU. en 2018.

Como China no produce suficientes burros para satisfacer la demanda, las empresas comenzaron a buscar burros en otros países. En Brasil estos animales no se crían, sino que se capturan en estado salvaje. De esta forma, los costos de producción son mínimos. El gobierno brasileño firmó un acuerdo en 2017 para satisfacer los intereses de China y autorizar el sacrificio de burros, pero sin establecer reglas para evitar que los animales se extingan.

Los mataderos planeaban exportar 200.000 burros al año

Entre 2017 y 2018, más de cien mil burros sacrificados pasaron por los frigoríficos del Estado de Bahía. Los mataderos habían planeado exportar 200.000 burros al año para el mercado asiático. Este número habría significado que en menos de cinco años la especie habría desaparecido del noreste de Brasil, donde vive el 90 por ciento de la población de burros del país. Por esta razón, y debido a los titulares negativos sobre el maltrato de los burros durante el transporte, la justicia del Estado de Bahía detuvo la matanza en un fallo preliminar durante aproximadamente un año.

Mediante un nuevo fallo en septiembre de 2019, se reabrió el sacrificio y los empresarios afectados comenzaron a organizarse para mantener la frecuencia de exportación esperada por China. En caso de que la demanda y los beneficios se mantuvieran, prometieron cumplir con una "producción futura" de burros.

Sin embargo, las organizaciones de protección de los animales, los investigadores y los veterinarios no creen que la cría se establezca y menos aún que esto sea un mejor destino para estos animales, que ahora están abandonados en las carreteras porque han sido reemplazados por las motocicletas como medio de transporte de cargas. La cadena de exportación de burros es actualmente puramente extractiva. Son capturados en la naturaleza de forma prácticamente gratuita, sólo para convertirse en dinero después del sacrificio.

"Puedes comer ganado o aves, pero para nada comer burros"

Para la gente del noreste de Brasil el burro – jumento o en el norte también se le llama jegue – un valor personal tan alto que nunca venderían su piel o carne como subproducto o como alimento. Esto no es parte de la cultura brasileña e incluso se considera un pecado por muchos. „Este animal llevó a Jesús en su lomo“, dicen los habitantes del Sertão, una región caracterizada por un clima cálido y seco. Allí el burro también se adaptó perfectamente cuando llegó a Brasil con los colonizadores.

"Tengan piedad.“, „Ave Maria“ y "santo padre de los cielos" es lo que se escucha en el Sertão cuando hablan de la matanza de un burro. En el mercado de Euclides da Cunha, en el Estado de Bahía, muchas personas utilizaban el burro como caballo de trabajo en el pasado. "He llevado mucha agua en un burro. Dios no lo quiera, cómo sacrificar al pobre animal", dice Genival da Oliveira de 73 años. "Quien lo sacrifique debe responder ante Dios por ello. Puedes comer ganado o aves, pero no puedes comer burros., dice igualmente Juscelino de Jesus, de 44 años, a quien los comerciantes le ofrecieron 20 reales para vender su burro. Se negó, porque quiere cuidarlo hasta el final.

Brasil necesita una estrategia

Brasil tendrá que definir pronto sus objetivos para las relaciones comerciales con China. Esto también significa definir lo que uno está dispuesto a renunciar y repensar para hacer grandes negocios con el gigante asiático. Hasta ahora, el comercio ha tenido al menos dos efectos negativos notables: los burros se sacrifican para las relaciones comerciales y los brasileños pagan un precio más alto por la carne vacuna porque una gran parte de ella se envía a China.

Brasil necesita una estrategia clara para tratar con su socio comercial China, dice Rubens Antônio Barbosa, diplomático y ex embajador de Brasil en Washington. "Brasil debe tratar de encontrar nichos de mercado en el sector industrial, porque en la actualidad la mayoría de los productos exportados a China proceden de la agricultura", señala Barbosa. El acuerdo comercial entre China y los EE.UU. podría conducir a una disminución de las exportaciones de soja y maíz brasileños, ya que China quiere importar más de los EE.UU. en el futuro.

Una estrategia comercial con respecto a China que se centre en las exportaciones de bienes industriales en lugar de materias primas posiblemente también beneficiaría a los burros del noreste del país y evitaría que siguiera disminuyendo la población por culpa de los sacrificios incontrolados.