Derechos humanos ahora forman parte del negocio

Derechos humanos ahora forman parte del negocio

Empresas y sus cadenas de suministro crecientemente comprometidas con garantías de derechos humanos

Cuando se trata de su reputación, una empresa solamente vale tanto como su cadena de suministro. Responsabilidad empresarial comienza mucho antes de las cajas de supermercados o de la entrada al edificio de la empresa, antes incluso del camión transportando piedras o de la puerta de la hacienda produciendo hortalizas. Gobernando los riesgos asociados a la cadena de suministro sigue siendo un desafío, dice Duncan Brock, el director a cargo de servicios a clientes de Chartered Institute of Procuremente & Supply (CIPS).[1] “Cadenas de suministro modernas muchas veces son muy complejas. Analizando todas las potenciales implicancias éticas y ecológicas puede ser extremadamente difícil”, dice Duncan. “La mejor manera es conducir un análisis completo de riesgo por adelantado para determinar dónde concentrar los esfuerzos.”

Creator: HBS Cono Sur. Creative Commons License LogoEsta imagen está bajo la licencia de Creative Commons License.

Cuando se trata de su reputación, una empresa solamente vale tanto como su cadena de suministro. Responsabilidad empresarial comienza mucho antes de las cajas de supermercados o de la entrada al edificio de la empresa, antes incluso del camión transportando piedras o de la puerta de la hacienda produciendo hortalizas. Gobernando los riesgos asociados a la cadena de suministro sigue siendo un desafío, dice Duncan Brock, el director a cargo de servicios a clientes de Chartered Institute of Procuremente & Supply (CIPS).[1] “Cadenas de suministro modernas muchas veces son muy complejas. Analizando todas las potenciales implicancias éticas y ecológicas puede ser extremadamente difícil”, dice Duncan. “La mejor manera es conducir un análisis completo de riesgo por adelantado para determinar dónde concentrar los esfuerzos.”

A través del mapeo estratégico se pueden identificar prioridades. Sin embargo, investigaciones de Action Sustainability para la Escuela de Cadenas de Suministro Sustentables advirtieron hace poco sobre la complejidad del mapeo de cadenas de suministro.

Su estudio de caso sobre chalecos reflectantes analizó aspectos básicos de salud y seguridad. El mapeo de la producción reveló que hay más de seis países diferentes involucrados – India, China, los EEUU, Alemania, Marruecos y el Reino Unido – con recorridos múltiples entre ellos. Uno tiene que saber navegar en un laberinto de proveedores para entender lo que está pasando en qué lugar, dice el Dr James Cadman, consultor principal  de Action Sustainability. “El mapeo de cadenas de suministro es un instrumento útil que puede apoyar en priorizar acciones y decisiones relacionadas con riesgos de cadenas de suministro”, dice Cadman, “No es la respuesta, pero una parte de la solución.”

“Ni siquiera un proceso de auditoría desde arriba hacia abajo es suficiente”, agrega Señor Brock. “Empresas necesitan estar al tanto de los acontecimientos  en un mundo más amplio. El Índice de Riesgos CIPS está llegando al punto más alto en su historia, debido en gran parte a la inseguridad política  y al proteccionismo prevalente.”

Extender el alcance para incluir eventos y externalidades más allá de impactos directos lleva a empresas a la arena de los derechos humanos. Como es el caso en trabajo forzado e infantil,  esto puedo significar tomar en cuenta una comunidad más amplia y asuntos sociales, como por ejemplo la extracción de agua en zonas afectadas por sequía, emisiones contaminantes en países con regulación débil, soborno y corrupción, o incluso comercio financiando directamente a conflictos o el terrorismo.

Como respuesta a este nuevo contexto, empresas internacionales y marcas globales han empezado a producir sus propios informes de derechos humanos para comprobar sus responsabilidades más amplias y para demonstrar transparencia.

Una de estas organizaciones, junto a ABN Amro, Coca-Cola y Unilever, es Marks & Spencer. Aparte de constituir una cuestión de principios, este foco también tiene objetivos más prácticos, explica la jefa del departamento de derechos humanos de la corporación M&S, Louise Nicholls. “No hay espacio para la esclavitud moderna o cualquier tipo de abusos de derechos humanos en ningún negocio. Esta es la razón por la cual hemos tomado medidas para prevenir abusos a lo largo de nuestra base de suministro. Capacitando suministradores para detectar señales escondidos y proveerlos con instrumentos para capacitar a sus respectivos suministradores hace sus negocios más resilientes y, así también, tu propia empresa.”

Marks & Spencer, que publicó su primer Informe de Derechos Humanos en 2016, resume los pasos la cadena de retail está tomando para apoyar y respetar a los derechos humanos.

Parece que en algunos respetos, el control global sobre derechos humanos está en aumento, con crecientes expectativas respecto a empresas. El Relator Especial sobre la situación de Defensores de los Derechos Humanos, Michel Forst, hace poco informó a la Asamblea General de las Naciones Unidas que “la responsabilidad de las empresas de respetar derechos humanos no solamente incluye el deber negativo de evitar violaciones de los derechos de otros sino también la obligación positiva para fomentar un ambiente seguro y favorable para defensores de derechos humanos.”

Sin embargo el chocante número de ataques en contra de defensores de derechos humanos también está en creciendo. Global Witness informa que asesinatos de defensores de derechos humanos no solamente aumentaron sino también se propagaron globalmente. En 2016, la organización documenta 200 asesinatos en 24 países, comparándolo  con 185 en 16  países en 2015. Empresas e industrias están en el foco de la atención. En los últimos 30 meses, el Business & Human Rights Resource Centre (BHRRC) ha rastreado más de 770 incidentes de ataques y persecuciones en contra de personas que denunciaron problemas relacionados con actividades empresariales. Su base de datos pública revela que el 75 por ciento de los casos se relacionan con industrias intensivas en el uso de suelo, como industrias extractivas y la agrindustria, pero también proyectos de energías renovables como turbinas eólicas y proyectos de presas hidroeléctricas. América Latina es la región de más alto riesgo, con Colombia, Brasil, México, Honduras y Perú con más de la mitad de los casos listados.

Para defender a los defensores de derechos humanos, trabajo de incidencia está vital pero también apoyo al nivel territorial. Front Line Defenders trabaja para prestar apoyo práctico, incluyendo asistencia, protección y orientación en materia de seguridad para defensores individuales, junto con el trabajo de incidencia al nivel internacional.

Uno de los casos activos es Rodrigo Mundaca, bajo riesgo en Chile. Mundaca quién está presentado en la campaña “Valiente” de Amnistía Internacional, es ingeniero agrónomo y vocero de MODATIMA. MODATIMA trabaja para promover derechos de agua en la provincia de Petorca, dónde el acceso al agua de las comunidades locales se deterioró dramáticamente. La escasez hídrica causada por la sequía se agudizó por el enorme aumento de la producción de paltas de exportación intensivos en el uso de agua, junto con la privatización generalizada del agua y la emergencia de drenes ilegales. El señor Mundaca y otros miembros de MODATIMA enfrentaron amenazas de muerte, acusaciones penales y represiones. Fueron objetivos de amenazas con violencia, encarcelamiento y blancos de campañas de difamación.

“Aislar a activistas puede ser parte de un patrón identificable de ataques”, explica Erin Kilbride de Front Line Defenders. “En la gran mayoría de los cases, advertencias, amenazas de muerte y formas de intimidación antecedieron a los asesinatos de defensores de derechos humanos.  Denuncias regularmente se pasan por alto por parte de la policía”, dice Erin. “Muchas veces, antes de que empiezan las amenazas, defensores son blancos de campañas de desprestigio y difamación  acusándoles de estar en “contra del desarrollo” o de “eco-terroristas” para quitarles sus redes de apoyo.”

Estos intentos de reducir la capacidad de la sociedad civil para articular sus demandas están creciendo dentro del mundo occidental. Su impacto negativo en la visibilidad de la cadena de suministro no es solamente prejudicial para la transparencia pero también para los negocios, concluye Ana Zbona, coordinadora de proyectos de derechos humanos en BHRRC. “La represión violenta las libertades cívicas, amenaza el acceso de corporaciones a informaciones sobre la realidad de sus cadenas de suministro. Empresas deberían reconocer y saludar la importancia de la crítica por parte de la sociedad civil en los procesos de debida diligencia en materias de derechos humanos, dice Ms. Zbona. Desde los miles de kilómetros en la producción de una chaqueta reflectora hasta la violencia en un humilde avocado de su guacamole, hay muchas historias complejas, incluso criminales de cadenas de suministro. La responsabilidad requerida tiene su riesgo pero también su recompensa. De cualquier manera, hoy en día, derechos humanos son parte del negocio de empresas.

También publicado en Informe Especial (Special Report)

 

 

 

[1] El CIPS es un instituto que promueve y desarrolla estándares altos de capacidades profesionales e integridad de personas, empresas y organizaciones involucrados en la compra y la gobernanza de cadenas de suministro.

 

Articulo original en  https://www.raconteur.net/sustainability/human-rights-are-now-part-of-business

Traducción HBS Cono Sur 

agregar nuevo comentario